sábado, mayo 26, 2007

"Quiero ser normal y no me dejan" Parte II - Los Orígenes

En mi casa hay una taza con el asa rota. Hay también, a modo estimativo, unas 20 o 30 tazas sanas, de las que por lo menos 15 son virtualmente idénticas a la del asa rota salvo por una cosa: están sanas. Mi viejo in-sis-te en usar la del asa rota. Y no, no es que sea la única limpia. Y no, no es pura coincidencia. (¿Ahora se entiende un poco?)

2 Comments:

At 10:48 p. m., Anonymous tinch said...

En el afán de hacerla sentir una taza más con capacidades diferentes, acaba por subrayarle la diferencia en desprecio de todas las otras que pobrecitas no sentirán jamás el roce de sus labios sedientos. Slurp.

 
At 7:58 p. m., Blogger Cronopio said...

yo pienso que es para terminar de romperla, y que no se rompa el asa de las otras, puede ser?

 

Publicar un comentario

<< Home