martes, abril 19, 2005

Breve Tratado sobre la Felicidad.

Uno de los ejercicios preferidos de mi profesora de teatro era el llamado "crazy dance". Básicamente consistía en saltar lo más enérgicamente repetidas veces, soltando todos los músculos del cuerpo, como si éste estuviera hecho de masa de fideos (cocida). El movimiento se asemeja al que hacemos entre los 4 y 10 años cuando nuestra mamá no nos da bola, y nos ponemos a saltar en la cocina.

Hace un rato, cuando volvía caminando a mi casa, venía en frente mío un hombrecito de unos cuatro o cinco años, de la mano del padre o hermano. No venían caminando... y "salticando" no es tampoco la palabra. Lo más parecido que conozco a lo que venían haciendo, por la vereda, es el "crazy dance". Modesto, pero sostenido. Yo no podía ver la cara del hombrecito, pero desde atrás nomás se le notaba que era el más feliz del mundo. Y su padre/hermano también. Yo también lo habría sido.


Una cuadra más adelante me cedieron el paso al cruzar la barrera, y los perdí de vista. Pero entrando a mi casa los vi otra vez; se ve que el andar los había cansado, y el hombrecito montaba, satisfecho, los hombros de su acompañante. Al sacar la basura pude verlos durante otro breve instante: sus manos agarradas, iban moviendo los brazos bailando a vaya saber qué ritmo.

9 Comments:

At 8:05 p. m., Blogger M@urete said...

Yo bailo así, pero no tiene un resultado muy cercano a la felicidad, sino mas parecido al dolor físico. Al parecer la gente lo encuentra aberrante desde el punto de vista estético y comienza a arrojar objetos contundentes, del orden de ladrillos, maquinas de coser y esa clase de cosas...
Un saludo Nat!

 
At 9:23 p. m., Blogger Tideida said...

Claro, cualquiera pensaría que el nene es medio tarado o incluso completamente tarado, al heredar los genes de su infeliz padre, pero este no, él hace "crazydance", toda una cuestión de perspectiva.

 
At 5:03 p. m., Blogger Maru said...

Mirá vos... yo era feliz haciendo "crazydance" y sin saber que se llamaba así.
Se imaginan cómo lo iba a disfrutar si sabía el nonmbre?!?!?!

 
At 2:19 p. m., Blogger SeBiA said...

Yo hago el crazydance porque bailar no me sale, asi que ante la ignorancia, preferible saltar y parecer ridiculo que quedarse sentado y parecer amargo.

Saludetes!

 
At 7:17 p. m., Anonymous Diego said...

Acaso nunca oyeron la expresión "alegría electrizante"? Pues es eso, qué más... Son espasmos musculares, no sacudones voluntarios.

Muchios saludos Natashia

 
At 4:28 a. m., Anonymous m. said...

saltinbanqui le decía ... y mi mamá: "dejá de moverte como espástico".

 
At 5:11 p. m., Blogger N N said...

claro, m., como dijo tideida, es todo cuestión de perspectiva.

qué bárbaro, cuánta gente feliz y una ni enterada!
si hasta podemos hacer un clús de saltadores para organizar sesiones exclusivas donde se eviten los tristes conratiempos que sufre morét y donde Seb!a no pase por ridículo.
(maru: una rosa, con cualquier otro nombre, olería tan dulce? ;) )

 
At 5:20 p. m., Anonymous ex-pies mojados (se habran secado?) said...

natasha: tengo q intervenir. Q hay en un nombre? la rosa, con cualquier otro nombr olería tan dulce. juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa q grasa suena la traduccion

y para no se menos....saludos!

 
At 6:08 p. m., Anonymous yo,yo...¡qué buen juego! said...

siga el baile, siga el baile... ¡VIVAAAA el crazy-dance!

 

Publicar un comentario

<< Home